Director Ejecutivo AE

Fue en el contexto de una crisis fiscal que nació la Asociación de Empleados del Estado Libre Asociado (AEELA) hace 94 años. Su creación es resultado del ingenio y la creatividad de un grupo de servidores públicos que no se dejó vencer por la adversidad y decidió generar sus propias soluciones a la precaria situación que vivían tras la reducción de sus salarios a principios del siglo 20.

La propia Asociación, a través de su historia, ha experimentado periodos de gran dificultad; sin embargo, gracias a la determinación de los empleados públicos que han dirigido su destino, ha podido superarlos para convertirse en modelo exitoso de autogestión y gobernanza.

La aprobación en el 2013 de la nueva Ley de la Asociación de Empleados del Estado Libre Asociado (Ley 9-2013), brindó a la institución un nuevo camino, una nueva jornada. Desde entonces, contamos con los mecanismos para fortalecer la estructura financiera, administrativa y operacional de AEELA.

Son muchos los logros que hemos alcanzado en los pasados años, gracias al compromiso colectivo y la dedicación de quienes día a día luchan para enfrentar los retos y cumplir con la encomienda de proteger los intereses de nuestros socios a través de una administración sana y responsable. No obstante, aún tenemos mucho trabajo que hacer.

Nuestro reto es mantener ese rumbo de éxitos ya labrado, pero también hacer mucho más, idear nuevos proyectos y una nueva visión de cómo manejar los problemas para crear y aportar soluciones. Sobre todo, queremos asegurarnos de administrar efectivamente los riesgos y los cambios que se presenten en el camino, para proteger y fortalecer el crecimiento de este patrimonio de los empleados públicos.

En medio de las dificultades económicas, ahorrar debería ser una prioridad. El ahorro es el futuro de cada individuo y de cada familia. De ello depende que puedan atender sus necesidades primordiales en caso de una emergencia, un diagnóstico de enfermedad o la pérdida de empleo y garantizarse una mejor calidad de vida, especialmente luego de la jubilación.

El ahorro en AEELA no se trata de un gasto o un descuento, sino de una inversión, cuyos frutos son evidentes tanto en los servicios y beneficios de primera que ofrecemos como en los altos dividendos que ganan nuestros socios ahorristas. Por eso es que ahora es el momento de que todos los empleados y exempleados públicos de Puerto Rico ingresen o reingresen, se mantengan como socios pensionados en continuidad o aumenten su aportación de ahorros en AEELA. Por nuestra parte, trabajamos para propiciar el más alto rendimiento de su inversión a través de una gestión de excelencia.

​